dimarts, de setembre 25, 2007

Conversaciones de ascensor ( parte I)

Hace ya mucho que no cuelgo ningún relato. Me apetecia... Consta de dos parte y ahí va la primera.
Conversaciones de ascensor


Carla salió de su casa a las 7.35 con un dolor de cabeza infernal. No había desayunado; imaginó un café descafeinado en la maquina de la oficina y un par de aspirinas. La mejor ingesta para empezar el día.
Recogió los planos que tenía esparcidos sobre la mesa, en los que había trabajado la noche anterior y los puso en su maletín. En quince minutos estaría en su despacho.
Al llegar al edificio de veinte plantas, la puerta de madera maciza estaba abierta y el portero la saludó con un buenos días y una ligera inclinación de cabeza. Carla pulsó los cuatro botones de los respectivos ascensores. El primero en llegar estaba vacío. Entró, marco el numero 12 y se acercó al espejo para aplicarse el brillo de labios. Dios, que ojeras, pensó.
Justo cuando las puertas estaban cerrándose entró un hombre de unos 40 años. Hola, dijo con un tono de voz grave y sereno. Ella se giró mientras apretaba sus labios.
-Buenos días, respondió. ¿A que piso va?
-Al decimosexto.
¿Decimosexto? Pensó ella mientras pulsaba el numero 16. ¿Quién dice decimosexto? ¡Será repelente!
Él se colocó en una esquina tocando el espejo con la espalda, ella en la contraria. Parecía que quisiesen ensanchar las paredes del ascensor; cada uno dentro un pequeño habitáculo inexistente. Ambos miraban al suelo. A sus pies. Carla empezó por mover el pie derecho, levantando la punta de su zapato beige de tacón. Se fijó en el desgaste de la parte delantera. Tengo que comprarme otros, se dijo para sus adentros.
-¿Que calor, vedad?- preguntó el señor de pantalones oscuros y camisa azul.
-Si, sí, estos días hace como bochorno.- Respondió ella un poco más relajada.
-Y eso, que los del tiempo dijeron, que bajarían las temperaturas.
-¡Uy los del tiempo! fíate tu, de los del tiempo.
Carla le dedicó una sonrisa y hasta se le escapó una risita disimulada.
-¿Trabaja aquí? Se interesó el hombre tocándose la perilla.
¡Anda! ¿y esto a que viene?, se preguntó la mujer.
-Sí, en el bufete de arquitectos.
- ¡Ah! ¿Arquitecta?
¡Sieeempre igual! ¡¿Qué se creen que en los bufetes de arquitectos solo son ellos los que trabajan?! Como si nosotros no fuéramos importantes. Todos piensan que somos arquitectos de segunda, refunfuñó la chica para sus adentros.
- No, de hecho soy aparejadora. ¿Y usted? No le he visto nunca en el edificio.
- Soy oftalmólogo. Tenemos la consulta en la planta dieciséis pero normalmente vengo por la tarde. Doctor Marín.
El hombre le extendió la mano para estrechársela.
-Carla Bru,- ella le correspondió, mirándole a los expectantes ojos azules, del ya agradable doctor.
Estuvieron unos segundos callados, rozando sus brazos y mirando la puerta del ascensor. El señor Marín se fijó en el piso; todavía estaban en el noveno.
¿Porque se queda callado? Se preguntó Carla. A lo mejor le he parecido aburrida. Realmente el doctor tiene unos ojos muy seductores pero no me puedo creer que me esté tocando el brazo. No, seguro que no. Aún así, no pienso moverme ni un milímetro. Tengo que decir algo, tengo que decir algo. Pero tengo que decirlo ya.
-¿Hace mucho que trabaja aquí? Le preguntó la chica tocándose el pelo.
- La verdad es que hará ya unos doce años que abrimos la consulta, sí. ¿Puedo pedirte un favor?
¿Un favor? pensó ella, ¿Que yo le haga un favor? Ay, ¿a ver que querrá?
-Claro, dígame.
- No me llames de usted que no soy tan mayor.
Carla se tapó la boca con la mano escondiendo una divertida risita.
-¿Que pasa? ¿Tan mayor te parezco?
Esta vez, Carla, no pudo contener una carcajada espontánea que contagio rápidamente al doctor Marín, dejando la pregunta en el aire.
¡Clin! Se abrió la puerta. Encantado dijo él, encantada respondió ella y salió del ascensor sin girarse pero mirándole por el rabillo del ojo.

23 comentaris:

MaRiNa ha dit...

we want more! we want more!

Puji ha dit...

Més, més, més!!!

Joana ha dit...

Hi haurà cafè a la segona part??? ;)

carmncitta ha dit...

no te imaginas cuando me enganchan tus relatos :o!!!!!!!

Boira ha dit...

I el favor??? La segona part ja...això no es fa!! Ens deixes a la espectativa!

Molt bo Déjà petonets.

Clint ha dit...

Molt maco! no tardis a posar la segona part! a veure què els passa!

PC-per cert, gairebé he pensat que em cridava quan ha obert la porta l'ascensor! jajaja

mossèn ha dit...

coi ... el que pot donar de sí un ascensor !!! ... salut

Jo Mateixa ha dit...

Ohhhhhhhhhhhh, jo ja vull llegir la segona part!!!!!!!

Ràpid nena, ràpid, vinga, ja trigues!!!!! :-P

Petonets dolcets, que se que t'agraden molt :-)

Déjà vie ha dit...

marina, wait a little waile.

puji, d'aki uns moments!

joana, mmmmm diria q si!

carmncitta, bieeeeeeeeeeen!

boira, el favor no l'he dit? tutejarlo!!

clint, ais aksts ascensors...

mossèn, sembla mentida, oi?

jo mateixa, mmmmmm si per mi els dolçets...

Antoni ha dit...

mmmmmm...quines troballes!
Estare atent a la segona part!

petons!

Antígona ha dit...

Caray, esta conversación de ascensor me gusta. No todo el mundo es capaz de saltar la barrera del "qué calor hace hoy". O a lo mejor es que hacen falta más pisos para saltarla. ¡Voto por los rascacielos! ;)

A ver cómo continúas, niña, que nos tienes en vilo.

¡Besazos!

AzRi3L ha dit...

aiii la carla i el doctor marin... aqui hi ha marro!!!

ther ha dit...

No había pasado nunca por aquí, pero seguro que vuelvo, porque me he quedado con las ganas de la continuación

Duschgel ha dit...

Jajaja, seguro que se ha olvidado ya del dolor de cabeza infernal ;)

Para no repetir lo mismo que los de arriba, lo digo en alemán: Mehr, wir wollen mehr! :)

cafeambllet ha dit...

O és la segona part?????
Que vulll saber com continua!!!
Petonets guapi!!

Mandarinada Contraproduent ha dit...

Déjà si et plau, penja la segona part que aquesta m'ha encantat!!!!!

Ja soc per aquí i veig que tindré feina per posar-me al dia amb to el que heu escrit.

Un peto ven gran guapa!!!!!

Déjà vie ha dit...

antoni, troballes...? al ascensor?

antígona, eso eso yo creo q cuanto mas tiempo mas se pasa la barrera dl q calor.

azri3l, marro marro!

ther, pues pasate dentro d poco q stara fresquita la segunda parte.

duschgel, ahi ahi el alemán! segur q el dolor d cabeza se esfumó, tienes razón.

cafeambllet, en breu la segona part.

mandarina, ja has tornat!!! bieeeen! com ha nat? no te'm tornis a escapar.

THER ha dit...

Disculpa que t'hagi plagiat un poc al meu blog.

Waipu Carolina ha dit...

Holaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!! Ya otra vez por la blogosfera!!

Yo coincido con los demás...queremos más!!!

Y esa risita...que fue? nerviosa? que en verdad le parecia viejo pero estaba buenísimo? que lo vio que era inseguro? que se fijó que le quería echar los perros como dicen en Venezuela? jaaaaaaaaaaaaaaa
Me gustó mucho!
Un beote

Déjà vie ha dit...
L'autor ha eliminat aquest comentari.
Nando ha dit...
L'autor ha eliminat aquest comentari.
Anònim ha dit...

SENZILLAMENT DÉJÀ - Vaig ser un dels primers en assaborir-lo i el teu gust va envair el meu paladar - una mica mes si era possible - El meu cos va tornar a sentir aquella dolçor per la teva forma d'escriure. Inconfusible...era la Déjà que havia tornat a fer-ne de les seves...mmmmm aquella déjà...

cepillo azul

jobu ha dit...

Me voy corriendo a leer la segunda parte o parte 2.