dimarts, d’agost 21, 2007

Anaís

Anaís después de haber pasado tanto tiempo en África ya no recordaba como era la cultura del país donde nació. Ni las reuniones sociales, ni la falsa simpatía, ni el anonimato de la gran ciudad. El bullicio era para ella la tranquilidad, los mercados en el suelo lo habitual, el visitar barracas a punto de ser sepultadas su trabajo.
Burundi: palabra que llena la boca al pronunciarla, de sonoridad Africana y con final esperanzador.
Allí, es donde había pasado ya, lo que a ella le parecía, más de media vida.

Huma, la mejor amiga de Anaís no permitiría que se quedara en casa y menos el día que su hija cumplía seis años. Debia volver a la normalidad de occidente.
Al sacar la tarta, soplar las velas y cantar el cumpleaños feliz un payaso entró en el comedor del espacioso piso de Huma.
-¡Hola niños y niñas!
Los pocos adultos de la fiesta se sentaron en el sofá, incluida Anaís, los pequeños rodeaban el payaso y le miraban fascinados desde el suelo.
Anaís miraba el espectáculo como si fuera la primera vez que viera un hombre con peluca de rizos anaranjados, pantalones anchos, nariz de patata y zapatos rojos. Sin perder detalle escuchaba las risas de los niños como si hiciera siglos que no oyera una carcajada o como si los niños blancos expulsaran un sonido distinto al reír. Parecía estar absorta en esos pequeños dientes de leche que mostraban los chicos sin disimulo; algunos lucían huequecillos donde se les escapaba el aire, fruto del crecer.
-Necesito una mamá o un papá. Un voluntario, un adulto esta vez.
Todos los padres sonrieron pero ninguno quiso levantarse del cómodo lugar donde estaban sentados. El payaso se acercó al sofá i cogiendo la mano de Anaís e inclinando la cabeza preguntó:
- ¿Me permite?
Ella se levantó insegura y siguió al colorido hombrecillo que iba balanceando la cabeza haciendo mover los rizos color calabaza.
-¿Como se llama señorita?
-Anaís- dijo tímidamente.
-¡Aaaaaaaaaah! Anaís repitió el payaso.
Anaís flor del ceibo. Susurró antes de besarle la mano.
-¿Como? Dijo ella sin pensar.
-¿No conocéis la historia de la reina Anaís?
-Nooooooooooooooooooooo- respondieron los pequeños.
-¿Quereis que os la cuente?
-Siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii.
El payaso hizo sentar a Anaís en una silla en medio del salón y arrodillado, narró la historia.
La leyenda cuenta que la mujer que tenéis aquí delante fue una india, una reina guaraní. La belleza no era su don, como en todos los cuentos que se conocen, sino su voz. Tenía la voz más hermosa de todo el mundo. Sus canciones eran conocidas en su poblado como las más dulces. Un día fue capturada por los enemigos de su pueblo y acabó dando la vida por ellos. Al estar prisionera logró escapar matando a su carcelero pero este acto fue el que la condenaría a la hoguera. Mientras la quemaban, poco a poco, la reina Anaís se fue transformando en la flor del ceibo.
- ¿Sabéis como es la flor del ceibo, niños?
- Nooooooo.
- Es una flor muy, muy, muy roja. Tan roja como la sangre. Tan roja como los labios de nuestra reina guaraní.
Todos los niños aplaudieron y de esta forma dejaban a Anaís sonrosada, volver al sofá notando los palpitos de su corazón acelerados.

Solo había oído una vez esa historia, ya no la recordaba; pero sumergiéndose en los ojos azules de ese rostro maquillado de blanco, intentando retener esa mirada profunda, buscando algún punto de referencia no cubierto por la pintura o por esa nariz roja, reconoció a quien una vez se la contó dulcemente al oído.


PAYASO

19 comentaris:

Waipu Carolina ha dit...

Una historia fantástica, que dice mucho de nuestras diferencias y similitudes entre seres humanos.
Y además tiene un toque de misterio.

¡Me encanta!!! y además estoy feliz que es el primer comentario a tu bello post. un beso

¿qué tal las fiestas? viste a más amigos de blogs? creo te encontraste con Robertinhos, que chévere!

oriol ha dit...

Empès cap al pc per culpa de la pluja, i amb la voluntad de desconectar una estona del llibre que em porto entre mans des d'aquest matí, faig el repàs de blocs habitual.
A veure aquest? res. A veure aquest altre? res. A veure si la déjà vie...?Sí! DE seguida he vist que valia la pena encendre un cigarret i llegir amb calma. Així que l'encenc, començo a llegir i entre calada i paraula llegida m'adono de que com sempre que acabo de llegir un dels teus posts, no sé massa què escriure't, però sé que no puc deixar de passar.

carmncitta ha dit...

al oído? ¡¡¡¡¡qué escalofrío!!!!!! (de los que gustan :P)

Mandarinada Contraproduent ha dit...

Coincideixo amb l'Oriol, ahir al vespre vaig encendre una cigarreta i et vaig llegir poc a poc, amb molta calma i no vaig comentar-te per que no sabia ben be que posar i ara segueixo igual. Nomes puc dir que mentre fumava vaig fer un viatge a Africa i em va encantar.

Gràcies per fer-me sentir una nena de nou, crec que ho necessitava.

Un peto bonica!!

mariane ha dit...

Que tierna y bella historia!!! Preciosa!!!

UN beso,

Mariane

mossèn ha dit...

hay payasos que dan miedo ... como los líderes de las grandes potencias, vamos ... salut

cafeambllet ha dit...

Quin relat més bonic!!!!! una mica trist, però així son els mites: les coses més belles a vegades sorgeixen del dolor. M'ha recordat el de com es va crear la rosa vermella: per les gotes de sang que una deessa va vessar corrent cap al seu enamorat que acababa de morir....

Jo Mateixa ha dit...

Déjà es preciós, no se com t'ho fas però quant et dona per escriure aboques el millor que portes dins.

Guapa!!!!!!!!!!!!

Boira ha dit...

Un relat preciós Déjà Vie. Ja anava a sopar i he vist el teu post i no he pogut evitar aguantar-me la gana i esperar tranquil·lament a acabar de llegir-lo.

M'ha agradat molt maca.

Joana ha dit...

Darrera de qualsevil maquillatge sempre hi ha una persona, uns ulls que parlen!
Molt bonic!

Gerard Agudo ha dit...

Sabies que el teu blog enganxa??

Antoni ha dit...

Una història dolça però amb un to de melanconia.
Que maca!

striper ha dit...

Ostres Dèjá m'agradat molt molt bonic una mica trist pero amb tendressa.

Déjà vie ha dit...

carolina, me alegro que te guste! no estab muy convencida si publicarlo o no pero al final me atreví. Las fiestas genial, ahora un poco de descanso. Passé a saludar a robertinhos, q menos estando en el barrio. ;)

oriol, amb el teu cigarret i les teves sensacions ja en tinc mes q suficient.

carmncitta, esos que te recorren todo el curepo y a veces se quedan dando vueltas en la barriga. de esos...

mandara, nomes ho has de demanar, piques ca la déjà demana ser una nena o fer un viatget i som-hi. Gracies per comentar finalment.

mariane, cuanto tiempo sin verte por aki. Como va todo? aki seguimos escribiendo...

mossèn, tota la raó pero akst no era el cas.

cafeambllet, a mi m'encantes les llegendes, els mites, potser algun dia ens podras explicar el de la rosa vermella...

jo mateixa, hola reina! un regal per les orelles que deixa sense paraules sentir que quan escric es aboco el millor q porto dintre. Petonassos.

boira, moltes gracies. Era bó el sopar? :P

joana, uns ulls amb historia, una persona amb passat, potser, conjunt...

gerard, sabies que m'acabes de fer somriure pel teu afalag? ;)

antoni, feia massa q no escribia!!!

striper, tant trist es? pq a tots us ha semblat trist? per la llegenda?

Robertinhos ha dit...

déjà
gran historia. sol una pregunta. Per què la nena seu amb els adults i no amb els nens? és més adulta que els altres? però llavors, perquè l'intimida el clown i es mostra tímida.

una gran historia, sí senyora. No haberla publicat t'hagués costat la foguera! ;P

Metamorfosi ha dit...

L'he llegit un parell de vegades, i veig que m'ha passat com a d'altres, i ara no sabia ben bé què escriure't.

Realment és bonica i dolça, et fa pensar en la criatura que vam ser fa temps.

Charlie Hi-Hat ha dit...

"Anaïs Anaïs", quins records...

TRAPEZISTA ha dit...

Vinc al Blogger.
Records i fins aviat.

Déjà vie ha dit...

robertinhos, crec q t'has perdut. Anaís no es una nena sino una dona que ha passat molts anys a Burundi i que ara torna al pais on va neixer.

metamorfosi, me'n alegro.

charlie, el perfum?

trapezista, molt be!